“‘¿Vas a ponerte un bikini con esa celulitis?’, ‘¡Ya está la gorda comiendo macarrones’, ‘¿Un concurso de belleza de tallas grandes? ¿Eso qué es?'”. Durante mucho tiempo, la brasileña Nina Souza sufrió bullying y abuso a causa de su sobrepeso.

La modelo de 98 kilos, 1,72 de estatura y una talla 48, Souza, de 28 años, se coronó en noviembre como Miss Mundo Talla Plus en Ucrania. Un título de belleza que representó una doble victoria: ganar el certamen de belleza y una recompensa por su lucha para aceptarse a sí misma.

A los 17 años, Nina (su verdadero nombre es Marina, pero se lo cambió por su padre que así la llamaba) comenzó a modelar para marcas brasileñas de cabello. Desde pequeña sintió interés por ese mundo, tradicionalmente restringido a las mujeres delgadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí